Ahora sí que ha cambiado España…sin manolo Escobar

Pues eso: que se abre una puerta hacia el futuro, y que el señor del carro robado descanse en paz

Esta ya no es la España de Manolo Escobar

Fernando Jáuregui

Nos la han cambiado, que esta ya no es aquella España. Si le digo a usted la verdad, amable lector, hacía mucho tiempo que todo lo ignoraba sobre Manolo Escobar. No era personaje que me interesase especialmente, aunque ahora, recién conocida la noticia de su muerte, uno no pueda evitar pensar que sí, que, en efecto, nos marcó algo, para mal o, preferiblemente, para bien. Yo no soy un español de los que tararearon aquello del carro robado ni lo de los toros y la minifalda; estoy bien lejos de todo ello, y hasta del ‘Y viva España’ con el que jaleó la victoria en el mundial de ‘la roja’, ataviado con una increíble chaqueta que conjuntaba el aspecto rojigualda.

Manolo Escobar fue necesario para aglutinar a una de las dos españas –no hay dos: hay, al menos, diecisiete–, pero a mí no me era imprescindible. Nunca le quise mal –era una figura simpática, pìenso–, pero jamás le tarareé una canción: no me sé las letras. Y huía de la pequeña pantalla cuando anunciaban una de sus películas.

No piense usted que me caía gordo, porque no. Era de los mejores en su género. Lo que ocurre es que su género a mí ni me gustaba, ni me gusta ni me gustará jamás. Descanse en paz, Manolo Escobar. Yo creo que esta España, tan convulsa, que mira con algo de angustia hacia su modernidad, es muy otra España y tiene que tener otros modelos. Si, pero ¿cuáles son?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *