El ‘nuevo’ pacto de La Moncloa

Zapatero está empeñado en escenificar este miércoles una especie de ‘pacto bis de La Moncloa’. Creo que tiene derecho a ello. No son lo mismo aquellos acuerdos, que tanto colaboraron a culminar la transición a la democracia, que estos de ahora, que son un trágala impuesto de alguna manera desde Berlín y/o París. Pero, en todo caso, significan un pacto, aunque no del todo bien hilvanado, entre Gobierno, patronal y sindicatos, al que a regañadientes y de manera no explícita se ha unido el principal partido de la oposición.

Un éxito con sordina, en suma. Ya sé que no está de moda decirlo así, pero me parece que tanto el Gobierno como la oposición, como los sindicatos o la ‘nueva’ CEOE, para no hablar de una ciudadanía que ha entendido que a la fuerza ahorcan y ha renunciado a cualquier inestabilidad social, lo han (hemos) hecho bastante bien. La senda ahora es la del acuerdo en lo sustancial, y algo que va a cambiar de alguna manera nuestras vidas, nuestros ocios, nuestras costumbres, que va a modificar –a la baja—nuestro estado de bienestar, es sustancial.

[tele=http://www.diariocritico.com/tv/video/10441/torres-ficha-por-chelsea-pacto-social-radar-dgt-egipto.html]

Claro que no seré yo quien aplauda un acuerdo que, entre otras cosas, retrasa mi edad de jubilación. De la misma manera que no se aplaude una situación de crisis o una enfermedad. Pero sí aplaudo el alto sentido de la responsabilidad que ha mostrado, hasta el momento, la sociedad española, por una vez más o menos en sintonía con sus representantes, rara avis. A ver si cunde para el futuro y en otras cuestiones.

4 respuestas

  1. Como usted dice un acuerdo entre gobierno y agentes sociales, espero que también con la oposición, es bueno. Pero me pregunto qué ha impedido que se hiciera antes, cuando tal vez los recortes sociales hubieran sido menores. ¿De verdad siempre ha habido voluntad de consenso? ¿ No han primado durante demasiado tiempo los intereses propios por encima de los intereses de España?. Una vez escuché a uno de los grandes políticos de la transición, Miquel Roca, explicar la diferencia entre los políticos de aquella época y los de ahora. En su opinión, la diferencia es que en los primeros años de nuestra democracia ellos, los políticos y los agentes sociales, se sentaban con el convencimiento de que no se levantarían hasta conseguir un acuerdo. Y lo lograba, y en temas muy delicados. Aahora, añadía Roca, se sientan pensando en ganar al de enfrente y sacar rédito. Algo, o mucho, de eso hay, creo yo.

  2. Obligado a pactar medidas sociales regresivas, de acuerdo con el pensamiento único dominante y la dictadura de los mercados ¿Cómo resaltara el gobierno su perfil de izquierdas de aquí las elecciones, para que los muchos electores que se identifican con ese sesgo ideológico se movilicen en las urnas?

    Exacto; Si no puede remover el café nos marea con la espuma: Enfrentamientos con la Iglesia y la derecha en todo lo que no sean medidas económicas

    Sigamos mezclando galgos con merinas y churros con podencos, a ver si del “brainstorming” sale algo para el think tank ese de la España 20/20. O por lo menos hacemos una porra, y alguien gana algo.
    Yo apuesto a que a pesar del pragmatismo de Rubalcaba o de las posturas católicas de Bono, las decisiones de ZP y de Blanco pueden tratar de incidir en este perfil ideológico de izquierdas;

    Opciones para los próximos meses:
    1) La memoria histórica y Garzón (sí, aún más)
    2) El enfrentamiento con la Iglesia; agotado el cartucho de la reforma del aborto y el matrimonio homosexual quedan otros aspectos: Educación para la ciudadanía, la financiación de los colegios concertados con separación de los alumnos por sexos, la experimentación biomédica, y por supuesto, una bomba para cabrear de verdad a los obispos, la eutanasia.
    3) La relación y el conflicto con los EE.UU. aunque ya se ha exprimido mucha leche de esa ubre, quedaría la retirada unilateral de Afganistán, las bases, la descontaminación de Palomares para poder volver a sacar la foto de Fraga con la producción anual de La Textil Santanderina alrededor de la ¿cintura?…
    4) La España descentralizada (tampoco da ya demasiado de sí, salvo independencias que se volverían contra el gobierno que las promoviera)
    5) La ecología. Sería interesante debatir la identificación de la izquierda con lo verde, pero ahí estaba el primo de Rajoy, negando sus calenturas.
    6) Los artistas malditos, la bohemia y la propiedad intelectual (contradicciones en términos increíblemente resueltas en la España del siglo XXI)

    Eso no significa que esos temas no sean problemas que deban ser debatidos, analizados y, ser posible, objeto del acuerdo entre los dos grandes partidos (aunque les privara de sus señas diferenciadoras entre sí) o al menos, incluidos en la agenda de la España 20/20, pero me temo que lo que vamos a ver son leyes improvisadas, no pactadas, y con el acento puesto en la repercusión mediática más que en su eficacia.

    Se abre la porra.

  3. @Jáuregui

    Yo aquí tengo problemas. Desde el punto de vista político no hay duda de que es un éxito para Zapatero. ( ojo, éxito grande en lo que se refiere a evitar desgaste, pero no creo que sea significativo en lo referente a recuperar terreno). No hay que olvidar de que el ciudadano sigue viendo que el cheque lo paga él.

    ….y aquí vienen mis problemas. No tengo problema en pagar la parte proporcional de la crisis que me toca, si primero pagan los responsables ( banca, clase política en la medida en que les toque, etc…) Tengo la impresión de que al final, los acuerdos en este país solo son posibles cuando se hablan de los ingreos de otros.

  4. Por más que se empeñe JLRZ, su primo y JES, la situación que provocó los pactos de la moncloa no es ni remotamente parecida a la de ahora, aunque solo sea porque entonces estábamos bastante aislados internacionalmente y la inflación era del 25%, que se dice pronto.

    Algún día deberíamos hablar de qué cosa sea el dinero, cuánto hay y cómo se genera. Nos llevaremos sorpresas: «si naciste pa martillo, del cielo te caen los clavos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *