Otra de aerolìneas

Me cabrea sobremanera tener que volver a escribir sobre esto. Pero estoy varado en Lima, desde hace quince horas, porque el vuelo a Quito –donde tengo que presentar el diariocriticodeecuador– llevaba ‘overbooking’. Que es esa nueva forma de piratería legalizada por la IATA y por los gobiernos, consistente en que las aerolíneas pueden vender más billetes que plazas tiene el avión. Y, si te toca quedarte, pues te toca quedarte y, encima, te esgrimen la ley, que les permite esta forma de fraude al consumidor. Para colmo, cuando llegúè esta mañana al aeropuerto, y tras dos horas de cola para embarcar las maletas, nos dicen que el vuelo està retrasado por mal tiempo…cuatro horas. Con la particularidad, ademàs, de que el tiempo, tanto en Quito como en Perù, era excelente para volar. O sea que, ademàs, mentirosos.

Ya sè que incido en el tema porque me ha ocurrido a mì, por segunda vez en una semana —primero Air Comet, luego la salvadoreña, o centroamericana, TACA– y estoy, claro, que fumo en pipa. Pero, aunque reconozco que es un desahogo, lo hago en parte porque me solidarizo con los miles de personas a las que, cada dìa, les ocurre esto en los màs variados aeropuertos y por culpa de las màs variadas aerolìneas. Hay que cambiar el sistema, porque volar se està convirtiendo en algo angustioso, entre unas cosas y otras. Claro que a las instancias internacionales les da todo igual: mientras paguemos el billete y no protestemos demasiado…Ya se sabe que la temporada alta es la temporada alta, y toca sufrir un poco màs que en la baja –aunque en la baja tambièn te hacen faenas de todo tipo–.

Lo que màs me entristece son algunos mensajes (anònimos, desde luego) que me acusan de protestar. Como si eso no fuese un beneficio para quienes no tienen voz para elevarla en la protesta. Claro que algunos de estos mensajes ‘anònimos’ me da la impresiòn de que son interesados, es decir, orientados desde una compañìa de viajes –y aèrea– que yo me sè. Ya decìa Adolfo Suàrez que es bien fàcil gobernar a los españoles, que apenas protestan, que casi nunca exigen sus derechos…

6 respuestas

  1. Pobre Jauregi, encima varado en Lima, Peru, donde Jimenez Losantos pasa las vacaciones…a ver si encima vas a coincidor con el

    en serio ahora: tiene toda la razon en la protesta y deberiamos agradecer que la gente cuente su caso con estos golfos que nos hacen la vida imposible cuando tratamos de volar, o incluso cuando lo conseguimos, por via aerea. Mucho progreso y luego estos atracos de agosto al pobre pasajero y conste que yo no he sufrido ningun episodio, aunque un pariente mio si y bien reciente

  2. Una verdadera vergüenza ante la que nadie toma las medidas que debiera, con firmeza y determinación.
    Abrazos y paciencia,
    Diego

  3. Fernando, coincidir contigo en un vuelo no es nada saludable. ¿No será esto una conspiración urdida por Pio Moa tras la paliza dialéctica que le pegaste en Telemadrid?

  4. El «overbooking» es la respuesta de las lineas aereas a la posibilidad de cancelar una reserva o un billete pagado 24 horas antes del vuelo sin ninguna penalidad para el viajero.

    Estoy de acuerdo que el overbooking es un fraude al consumidor, pero la cancelación sin penalización de una obligación contractual también es un fraude de comercio.

    El día que los consumidores aceptemos nuestra responsabilidades a la hora de cancelar una reserva en firme (via indemnización a la linea aerea), podremos exigir la eliminación total del overbooking

  5. Don Fernando:
    El abogado murciano Diego de Ramón ha creado jurisprudencia al ganarle ha Iberia un asunto como el suyo; el overbooking.

    Un saludo.
    A. Capel

  6. Amigo Jauregui:
    Usted que entiende del tema, quiero preguntarle:

    De verdad, Zapatero es tonto o se lo hace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *